lunes, 18 de noviembre de 2013

Tres consejos de Susana Wesley


Hoy hablaremos una vez más acerca de esta gran mujer Susana Wesley.  Cada vez que leo de ella me recuerda mucho las cualidades de la mujer de Proverbios 31.   Una "Mujer Virtuosa".   Seguramente tenia muchos defectos, como cualquier ser humano, pero logró superar su humanidad e imprimir en sus hijos un gran amor por El Señor, unido a una vida de disciplina, formando en ellos un carácter fuerte.

Tres consejos de Susana Wesley
¡Yo quiero aprender y lograr eso en mi y en mis hijos!

Consejo No. 1

Ella enseñó a sus hijos, primeramente a "obedecer su autoridad".  El método que ella utilizó para entrenar a sus hijos era motivado y llevado a la práctica en amor.



 Primeramente, desde muy pequeños los niños eran enseñados a obedecer.  Y según los escritos de Juan Wesley, en su hogar  los hijos tenían un gran cariño por sus padres y el amor dominaba todas las actividades en el círculo familiar. Las Reglas que ella practicaba en su hogar, nos dejan ver su organización y manera de llevar las relaciones y actividades diarias.

Consejo No. 2

Orden y Planificación   En la vida de Susana muy pocas cosas sucedian sin planificación anticipada.  Ya que la disciplina era necesaria para ejecutar todas sus actividades, tanto como madre, ama de casa, esposa de Pastor y maestra en los estudios bíblicos que realizaba en su casa; esta era la única manera de llevar a cabo tantas actividades, pero lo que más me sorprende es que las realizaba sin dejar a la "casualidad"  el comportamiento integral  y educación de sus hijos.  Porque es verdad que muchas mujeres han hecho estas mismas cosas, pero la gran mayoría, sacrificó la relación, entrenamiento y guianza espiritual de sus propios hijos por alcanzar algún merito ministerial.


Consejo No. 3

El balance.  Cuando Susana inició su propia familia, Susana ya había sido entrenada para atender a una familia, pues era la mayor de 25 hermanos y  descendiente de una familia puritana.  Se ha dicho de ella que logró encontrar el balance entre el amor hacia sus hijos y la disciplina.   El amor hacia nuestros hijos, no debe cegar la necesidad que ellos tienen de corrección y entrenamiento.  Ella escribió  "Permitir a tu hijo hacer  SU voluntad, es ayudar al diablo"  Que duras palabras, pero ciertas, pues si no encontramos el balance de la sabuduría y el amor,  será muy triste el resultado que tengamos cuando nuestros hijos tengan 16 o 18 años.

En esta pagína, se han escrito más detalles acerca de la vida hogareña de los Wesley, te invito a visitarla es:

"El Cristianismo Primitivo"

¿Cual es el mejor consejo que tú podrías compartir con nosotras?  Hazlo, será de mucha bendición.

Image and video hosting by TinyPic