miércoles, 21 de mayo de 2014

Puestos los ojos en Jesús

¡Hola amigas!

Mucho tiempo si escribir, ¿ha? y es que la vida me ha dado una vuelta inesperada.  Es decir, Dios en su plan maestro nos ha llevado por un camino diferente al que hemos conocido y todavia me estoy adaptando.

Siento contarles que el 6 de abril, a los 70 años de edad, mi papá sufrió un infarto cerebral masivo quedando en coma por veintitres días y luego él partió a la presencia del Señor.  Durante tal tiempo de
prueba (de la cual probablemente podría escribir un libro) :) el Señor nos mostró su amor y nos fortaleció de muchas maneras.   Creo que todavia me estoy adaptando lentamente a esta diferente etapa de la vida, el espacio vacío es difícil de comprender; pero sin duda, todas las enseñanzas y momentos compartidos con mi padre, me llenan de alegría y la completa convicción de la hermosa y maravillosa promesa que Jesús nos hizo La Vida Eterna.


Tuve la gran bendición de tener como padre a un hombre que amó a Jesús.  Le entregó su vida hace aproximadamente 17 años y tuvimos el gran gozo de ver como , poco a poco, Dios hacia su obra transformadora en él; desde entonces dedicó la mayor parte de sus días a compartir del amor de Dios con muchas personas y hacia aproximadamente 10 años, a enseñar en los grupos de matrimonios del Ministerios Internacional para Matrimonios (MIM). entre otros. ¡Toda la gloria sea para El Señor!


Por eso he querido compartirles hoy este lindo imprimible que he hecho para tenerlo cerca y verlo continuamente, realmente no soy tan fuerte y necesito constantemente recordar y meditar en la Verdad, pues quién más puede sostenernos en medio de la dificultad, la tristeza, la pena;  y quién es el que unicamente puede llenar cualquier vacio, ausencia o necesidad que tenga nuestra alma y corazón, sino solamente la dulce y gloriosa persona de nuestro Señor Jesucristo.

Hebreos 12:2  (imprimible)
Puedes hacer click aquí para descargarlo.

Esta es una verdad preciosa y espero que también puede fortalecerles y consolarles a ustedes en cualquier situación dificil que pudieran atravesar en su vida.


¡Bendiciones!
Por Isabel de Gonzalez