miércoles, 15 de abril de 2015

¿Necesitas que tus hijos te escuchen sin quejarse?

¿Tus hijos no te escuchan como deseas?


La mayoría del tiempo necesitamos comunicar ideas e instrucciones a nuestros hijos para realizar casi cualquier tarea, y es imposible hacer algo cuando ellos ni siquiera escuchan lo que, como mamás, tratamos de comunicarles o viceversa, nosotros no comprendemos lo que ellos necesitan y desean expresar, entonces   simplemente incia esta caótica relación en la que estamos totalmente desconectados y déjame decirte... que la mayoría de las veces nosotros mismas NO contribuimos a la mejoría, sino que  nosotras damos el mal ejemplo de falta de paciencia o de disciplina.

¿Necesitas que tus hijos te escuchen sin quejarse o alegar?

Así que estaremos aprendiendo poco a poco, cómo lograr que nuestros hijos nos escuchen, sin gritos, sin amenazas y sin pleitos, suena maravilloso o no?  Bueno, a mi si me ha ayudado muchísimo, y es algo que se va aprendiendo a poner en practica lentamente..., jaja, pero si somos constantes, en un corto plazo veremos resultados sorprendentes.

Soy mamá de tres niños y no importa si son pequeños o ya adolecentes, diariamente nos vemos en pequeñas y simples situaciones en las que si no somos lo suficiente cuidadosas y no hemos entrenado bien a nuestros hijos , se tornan en pleitos, gritos o amenazas que solamente logran hacernos sentir mal mutuamente.

Para lograr mejor esta situación te aconsejo hacer lo siguiente:

1.   Hacer una lista de los momentos más probables en los que tus hijos o tu misma empiezan a gritar o pelear.


2.  ¿Cuales tus propias reacciones en esos momentos, que empeoran la situación?   

Cuando estés más tranquila, recuerda y mejor aún escribe cúal fue tu reacción y si tomaste una buena decisión al reaccionar así.  Si es necesario y ofendiste a alguien, pide perdón y espera a que los demás también se tranquilicen.


3.  Si este círculo vicioso de desobediencia y pleito es recurrente, 


debemos comprender que algo estamos haciendo mal...  a veces pensamos que ellos no nos obedecen porque "aprenden lentamente"  pero si hemos repetido lo mismo mas de veinte veces y no nos obedecen, seguramente el problema es otro....

4.  Por último por hoy, aclaremos  las cosas  hablando (no gritando) 


con nuestros hijos, cuales serán las consecuencias de su mal comportamiento, apliquémonos a cumplir lo que hemos dicho,  ellos deben tener muy claro que es lo inaceptable en nuestro hogar, porque nunca debemos castigarlos por algo que ellos no sabían, y tampoco debemos corregir la falta  solamente si fue hecha con mala actitud y no cuando haya sido por accidente.

Seguiremos compartiendo acerca de este tema,   en cómo y cuándo debemos corregirles, esto es algo en los que todos los padres y madres podemos ciertamente mejorar cada día.

¿Te ha pasado algo parecido a esto?   ¡Escribe un comentario y cuéntanos tu experiencia!



¡Que tengas un feliz día!

Con mucho cariño,

Isa