miércoles, 17 de junio de 2015

Los 7 Errores mas grandes que los Padres cometemos

Muchas veces nosotros los papás nos vemos tratando de cambiar el comportamiento de nuestros hijos, y nosotros seguimos haciendo mal las cosas. Cometemos los mismos errores y luego esperamos que nuestros hijos se comporten de diferente manera, es algo así como afirmar que la combustión espontánea existe.  Muchos dicen que funciona, pero no hay ninguna prueba que lo respalde.

Así que para que abramos un poquito los ojos y analicemos si nosotros estamos cometiendo estos mismos errores vez tras vez, aqui les comparto esta lista de los errores mas grandes y repetitivos que cometemos nosotros los padres:
Errores comunes que los papás cometemos

1.Creer que siempre la misma estragegia es  la mejor.  No debemos pensar
que lo que nos funcionó con un hijo, nos funcionará con todos.  Muchas mamás aprendemos pronto que nuestros hijos no son iguales y que no podemos es bueno tener una sola manera de tratar a todos los hijos.  Cada uno de ellos es único y con temperamentos diferentes, poniéndoles una misma  una talla a todos no funcionará.

No tener un balance entre permitir al niño expresarse yque el niño gobierne todas las situaciones.  Es muy muy bueno escuchar la opinion de nuestros hijos y hacerles sentir que importa lo que ellos dicen, pero no por eso se debe hacer lo que ellos desean.  Por ejemplo, a mis hijos les gusta la pizza, yo sé que les encanta, pero yo sé que es lo mejor para ellos y que la nutrición es muy importante para su salud, por eso no les voy a dar pizza cada vez que así lo deseen. Como padres debemos velar porque se haga todo lo mejor para ellos aunque a ellos no siempre les guste.

2. El castigo es necesario, pero no enseña a comportarnos mejor.   El castigo es bueno cuando se aplica en una manera proporcional a la falta y a la edad, esto es super importante; pero si solo castigamos y no instruimos, esto no cambiará el mal comportamiento de nuestro hijos. Después de castigarlos, cuando sea necesario, debemos de explicarles cuál es el comportamiento que esperamos  de ellos, que también está acorde a nuestra propia manera de actuar.  No podemos regañar a nuestros hijos por patear, gritar o somatar las cosas, si nosotros mismos lo hacemos.

3. No validar las emociones de sus hijos.  El ignorar las emocionas de nuestros hijos también causa resentimiento y rebeldía. Debemos ser compasivos ante sus sentimientos, y enseñarles a darle la proporción de importancia real a cada cosa.  Algunas situaciones pueden ser debastadoras para ellos, pero debemos de guiarlos a perdonar y a seguir adelante.


4. NO poner limites.  Este es uno de esos errores que cometemos muchas mamás y a veces ni siquiera nos damos cuenta.   El niño debe saber claramente que esta permitido y que no.  Por ejemplo, estar permitido tirar cosas a los demás?  Para nosotros es un : "obviamente que no" pero ellos no lo saben y si no nos tomamos el tiempo de explicarles que es lo apropiado  o no para su edad, ellos no lo van a adivinar.


5. Ser inconsistentes. Decimos y amenazamos con castigarlos, con dejarles sin el postre, no llevarlos a alguna parte, etc. y luego no hacemos lo que decimos.  Esto es muy confuso para el niño, si le has ofrecido castigarlo por algún mal comportamiento, hay que hacerlo!

6. Hacer creer a los hijos que son el centro del universo. Esto es más y más común en nuestros días; es un gran daño hacerles creer a los niños que los ojos de todo el mundo están puestos en ellos, en lo que hacen o dicen, y que todo gira a su alrededor.  Puede que en casa podamos vivir esta ilusión, pero es irreal y dañina, pues solo prepara a nuestros hijos al fracaso emocional. Cuando somos considerados con los demás antes que a nosotros mismos , podremos vivir mas en paz con nosotros y con nuestro ambiente en general.




7. Cambiar las reglas sin explicaciones.  Cada vez que veamos que no esta funcionando algo en nuestra familia, podemos hacer cambios para mejorar nuestras relaciones y nuestras actitudes, nosotros muchas veces después de cenar, dialogamos con nuestros hijos acerca de cosas que debemos cambiar y eso nos ha ayudado mucho a todos.  Eso si, esto debe hacerse en una atmósfera casual y de conversación, no a manera de castigo o reproche.



Pidámosle a Dios que nos permita cada día vivir de una manera agradable a El, enseñando e instruyendo a nuestros hijos en amor.

¡Bendiciones!


No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Comparte un comentario con nosotras!...