jueves, 24 de marzo de 2016

¡Jesus tomó mi lugar!

De ninguna otro ser humano en la historia de la humanidad se ha escrito, hablado, criticado o adorado como de Jesús de Nazareth.  Cuando leemos los libros de historia podemos ver que ésta divide en A.C. (antes de Cristo) y D.C. (después  de Cristo).  ¿De quién se ha dicho que es El Hijo de Dios? ¿De quién se ha dicho que es Salvador?  ¿De quién se ha dicho que es Redentor?  Solo de Jesus, ciertamente el Hijo de Dios.




Hace ya más de 2016 años dicen las escrituras:  "Y aquel Verbo fue hecho carne, y habitó entre nosotros (y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre), lleno de gracia y de verdad." Juan 14:1; y no sólo hábito en este planeta sino que... "y estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz." Filipenses 2:8.  Otra vez, ¿de quien  se ha dicho que ha resucitado?  " ¿Quién es el que condenará? Cristo es el que murió; más aun, el que también resucitó, el que además está a la diestra de Dios, el que también intercede por nosotros." Romanos 8:34.  Y eso es lo que recordamos y agradecemos con tanta alegría hoy.  

Que Él tomó  mi lugar y tú lugar para hacernos, por su sacrificio perfecto, aceptos delante de Dios Padre. Qué gran salvación!  Qué gran regalo inmerecido, qué gran misericordia! 

Hoy recordemos junto a nuestra familia con reverencia y gratitud SU extraordinario sacrificio y con gran gozo SU RESURECCION!