martes, 26 de junio de 2018

Sobreviviendo a ser Mamá y también Maestra

Ser maestro es uno de los roles mas retadores que pueden existir sobre la faz de la tierra, y ser madre lo es aún más. Henos aquí llevando éstos dos roles tan importantes en nuestras familias.  Como mencioné en otro post  TODA MAMÁ EDUCA EN CASA,  desde el primer día que somos madres nos convertimos también en maestras aunque no lo sepamos todavía, es emocionante y maravilloso.

Existe este otro lado de ser maestra ya mas formalmente en donde nos encargamos de guiar y enseñar a nuestros hijos las materias del curriculum educativo en donde las cosas se vuelven un poco mas complicadas...


Por eso hoy quiero compartir contigo 6 tips para sobrevivir  en estos dos roles:

Una fuerte convicción de "por que" lo haces.   


Cuando se tiene una motivación concreta y una meta clara, es más fácil sobrepasar los obstáculos y las vicisitudes que ésto conlleva.  Cual es el real motivo por el que deseas educar a tus hijos, cuales son tus prioridades y cuales son tus metas. ¿Por que educas en casa?

Disciplina.  


La disciplina diaria es tan importante.  Si todavía no tienes claro lo que debes hacer cada día, empieza haciendo un pequeño horario de tus atribuciones (no de las actividades de tus hijos, sino tuyas)  y ve mejorando poco a poco  ese listado, en 23 días se habrá convertido en un hábito y será más fácil que todo vaya sobre ruedas.


No te compares o compares a tus hijos.


¡Ay si por favor!! jaja, Primero no hay que compararse o comparar a tus hijos con nadie.  Dios nos hizo entes individuales, y en ninguna manera somos igual a nadie más.  Tenemos caráceteres diferentes, fisico diferente y luchas diferentes,  concentráte tú en hacer lo mejor para tu familia y tus hijos y tendrás paz interior y tranquilidad en tus relaciones con tus hijos.


Enfócate en lo importante.  


Podríamos en una manera decir, que cada familia tiene metas u objetivos diferentes y está bien.  Cuando nos ocupamos en lo imporante, lo que realmente es valioso, estamos más tranquilas.  De otra manera, si empezamos a regañar o a pelear porque el color verde del crayón no es suficientemente verde para tu gusto, o el borrador no se pone del lado izquierdo sino del derecho ... etc. solo vamos a crear un ambiente de pleito en nuestro hogar y nuestros hijos se cansarán de nuestra compañía... eso sería muy triste...

Aparta un tiempo para ti. 




Todas sabemos que "no podemos servir de un plato vacío", así que asegúrate  de estar bien nutrida espiritualmente para poder compartir de lo que tienes a tu familia. 

Desarrolla un corazón agradecido.

Si a mí me ha pasado...  después de muchas comidas servidas y platos lavados, ropa para lavar y otra más por doblar, pierdo la gratitud y el contentamiento... algunas veces (no siempre, gracias a Dios jaja) digo cosas en mal modo o tengo mala actitud, he de ser sincera... luego me arrepiento porque veo que Dios me ha dado una hermosa familia, comida en el refrigerador para alimentarla, una cocina y platos limpios para servir una linda mesa, y yo aquí enojada por eso!!  Oro Señor perdóname, y dame un corazón agradecido y una actitud servicial, llena de alegría por las bondades que he recibido de ti.


Espero éstos simples consejos te sean útiles y me cuentes cúal de ellos vas a probar hoy, sabes que siempre me hace mucha ilusión leer y responder tus comentarios,

Muchas bendiciones en tu maravilloso ministerio,

con cariño